Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 2 El Gobierno de Dios, Libro 1

Así habló el Señor en mi interior para cada uno, verdadera y ciertamente:

1. Tú eres el Lot de Sodoma; por esto cuida de no ahogarte en la inmoralidad y no heredes el patrimonio de la prostituta. Porque uno como tú no lo había antes ni lo habrá después de ti: Como hombre vives totalmente en la carne con los placeres que ella te ofrece, y como espíritu estás totalmente despejado y tienes la visión y el oído bien atentos... Estás manchando tu cuerpo con inmundicias, mientras que sobre tu espíritu se derraman flujos de Luz... Tu cuerpo come con los cerdos, mientras que tu espíritu está rodeado de mil ángeles... Tu corazón físico está lleno de porquería, pero en tu corazón espiritual Yo me he establecido una morada... Tu conversas con mujeres indecentes, y Yo te hablo como un hermano al otro. Desprendes un olor a inmundicias, mientras que tu espíritu respira las esencias del Cielo supremo... Eres una bestia, pero tu ojo resplandece sobre los Soles. Por esto, ¡purifica tu carne y vuélvete uno conmigo, para que Yo me vuelva Uno contigo!

2. A las madres tímidas diles que no eduquen a sus hijas con un aire de pánico ante los hombres y el mundo; porque a lo que se teme, en el momento de la tentación se le hace caso ciegamente, con lo que a los temidos la victoria les resultará fácil. Vale más que las eduquen en el temor y amor para conmigo... para que Yo sea el victorioso... para que ellas desprecien al mundo y puedan deleitarse en mi Amor ilimitado... Para conseguir un marido para sus hijas, que nos las lleven a sitios públicos, sino que me las traigan a Mí, y te digo que ni una sola de sus inclinaciones quedará sin mi Bendición y sin satisfacerla; porque Yo soy un Dios rico que tiene todo en abundancia... Yo puedo dar y quiero dar...

3. Y a los pobres diles que no pidan limosnas delante de las puertas de los ricos donde sufren los ataques de los perros... donde sus corazones se llenarán de tristeza y de amargura... sino que con plena fe vengan a Mí, porque Yo los voy a fortificar a todos. Al hambriento le daré de comer. Al sediento le daré de beber. Al desnudo le voy a vestir. Al enfermo le curaré. Al leproso le purificaré. El ciego va a ver y el sordo va a oír. Al débil le haré más fuerte que un león. El tímido cobrará más valor que un potro macho. Y el viejo tendrá su placidez. El pobre es mi hermano más prójimo, y Yo cuido de él. Por esto, que no exponga su dignidad a los perros de los ricos, porque los ricos son hermanos de Satanás e hijos del infierno.

4. ¡A mis amigos y amigas diles que no amen a mis siervos más que a Mí! En vez de confiarles su salvación a esos siervos, que la pongan en mis manos, confiando plenamente en Mí. El siervo, si no quiere caer en descrédito, tiene que actuar conforme al reglamento, porque únicamente el legislador está encima de la ley y, como administrador, puede designar a quien quiera. Pero quien viene a Mí, a él le puedo eximir de la ley.

Capítulo 2 Vista móvil Aviso legal