Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 2 Los Tres Días en el Templo

1. Ahora bien, un muchacho ingenioso y de mucho talento no se dejó desalentar, y dijo: «Toda la actividad en el gran mundo de Dios está iluminada durante el día por la más clara luz del sol, y ni siquiera la noche llega a estar tan oscura que no se puede ver algo. ¿Por qué se da entonces en forma tan desconcertada e incomprensible, precisamente aquella doctrina importantísima que debería mostrar de modo muy claro al hombre el camino de su salvación?.

2. El muchacho que hizo esta objeción a los ancianos era Yo mismo, y con esta objeción les puse en un gran apuro, especialmente porque todo el pueblo presente empezó a darme la razón, diciendo: «¡Por el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob! Este muchacho es asombrosamente inteligente. Debe tener la oportunidad de seguir discutiendo con los ancianos y escribas. ¡Vamos a poner una ofrenda importante en el arca de las ofrendas!.

3. Un israelita muy rico, de Betania (el padre de Lázaro, Marta y María, que a la sazón aún vivía) se adelantó y depositó una ofrenda de 30 libras de plata y un poco de oro, sólo para que Yo pudiese continuar discutiendo más tiempo con los ancianos y escribas.

4. Ni que decir tiene que los ancianos y escribas aceptaron con sumo gusto la ofrenda, y se me concedió entera libertad para entrar en una discusión extraordinaria con los ancianos, que no había tenido lugar hasta entonces por motivos bien fundados.

5. La primera pregunta preliminar estaba tomada del libro del profeta Isaías. La contestación, sumamente mística y oscura, constituía la base para la siguiente discusión. Quien la lea con corazón bueno y sincero, ganará mucho para su alma y su espíritu.

6. Antes de que comenzáramos con la discusión más extensa, y como Yo tenía la libertad bien pagada para poder hablar, volví a la pregunta preliminar y empecé a preguntar a los ancianos y escribas sobre algunos puntos detallados.

7. La pregunta preliminar estaba tomada del libro del profeta Isaías, capítulo 7, versos 14, 15 y 16. Los versos dicen así: «Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y se llamará Emanuel. Comerá mantequilla y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno. Porque antes de que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra que tú aborreces será abandonada por sus dos reyes.

8. La primera parte de la pregunta preliminar evidentemente consistía en lo siguiente: ¿Quién era la virgen y quién su hijo Emanuel, y cuándo llegaría al mundo ese hijo? Acto seguido Yo dije que el tiempo ya debía cumplirse, pues hacía años que habían sido destituidos los dos reyes de la tierra de Jacob, y ahora era gobernada por los paganos. ¿No era posible que aquel niño que nació hace doce años en un establo cerca de Belén, de la virgen María, confiada al carpintero José —no como su mujer sino como su desposada, según la vieja costumbre del templo—, que los Reyes Magos vinieron de Oriente para saludarle como el gran Rey de los judíos prometido, y del cual Ana y Simeón habían dado gran testimonio en el templo con la circuncisión, no era posible que aquel niño fuera el Emanuel que Isaías había profetizado?

9. Ahora bien, a esta pregunta preliminar y no insignificante, un anciano —un verdadero y miserable dominador— empezó a contestar con muchos disparates y cosas insustanciales, que Yo no quiero repetir, porque entre otras cosas me llamó muchacho mal educado pues Yo ya sabía algo sobre «nacer de una mujer.»

10. Sólo un escriba más joven, de aspecto más humano, se levantó objetando que esto en modo alguno era indicio de una mala educación, pues los muchachos maduraban más temprano en Galilea que en la ciudad decadente de Jerusalén, donde no había más que lujo y se mimaba excesivamente a los niños. Era de esperar que me pudiesen dar una mejor contestación, pues pensó que Yo estaba ya familiarizado con todas las situaciones de la vida humana. Debía alejarse a los demás muchachos y hablar conmigo como con un adulto.

11. Pero el anciano rezongaba algo y Yo pregunté al escriba más joven sobre la historia del nacimiento en Belén. Sin embargo, éste también se expresó en términos prolijos:

12. «¡Querido y simpático muchacho! Por fortuna la historia se ha desvanecido por completo. Verdad es que en aquel tiempo llamaba mucho la atención del pueblo y que ahora ha perdido su importancia. Por lo que respecta al oscuro presagio del profeta Isaías, sólo puedo decir que éste predijo únicamente por su tiempo, y en imágenes oscuras. Según yo pude entender, después del conocido infanticidio de Herodes en Belén, con el que infaliblemente, también fue matado el rey de los judíos, saludado por los reyes Magos, los padres huyeron probablemente de Judea, y quizás hayan muerto porque no se ha vuelto a oír hablar de su existencia.

13. Puede que la cosa tuviese cierta importancia, pues causaba gran sensación. Pero es curioso que transcurridos unos años todo haya desaparecido totalmente en la mar del olvido, de manera que nadie menciona hoy este suceso ni merece la pena perder una palabra sobre el particular. Respecto a Simeón y Ana, éstos han sido dos viejos y conocidos entusiastas del templo, que en un tono místico hicieron sus observaciones mesianas con muchos muchachos, con lo que daban esperanzas excepcionales a muchos padres fácilmente influidos.

Capítulo 2 Vista móvil Aviso legal